viernes, 11 de noviembre de 2011

11-11-2011



La vanidad y el orgullo son cosas distintas, aunque muchas veces se usen como sinónimos. El orgullo está relacionado con la opinión que tenemos de nosotros mismos; la vanidad, con lo que quisiéramos que los demás pensaran de nosotros.

Sólo estoy dispuesta a actuar de la manera más acorde, en mi opinión, con mi futura felicidad, sin tener en cuenta lo que usted o cualquier otra persona igualmente ajena a mí, piense.

Jane Austen.

domingo, 6 de noviembre de 2011

e.e. Cummings.


Llevo tu corazón conmigo, lo llevo en mi corazón,
nunca estoy sin él.

A cualquier parte que voy, vas tú.
Y lo que sea que haga sóla yo, es tu obra.

No le temo al destino, pues tú eres mi destino.
No quiero un mundo pues, tú eres mi mundo, mi verdad.

Este es el secreto mas profundo, que nadie conoce.
Esta es la raíz de la raíz
Y el brote del brote
Y el cielo del cielo.
De un árbol llamado vida
Que crece mas alto de lo que el alma puede esperar,
o la mente puede ocultar.

Es la maravilla que mantiene a las estrellas separadas.
Yo llevo tu corazón, lo llevo en mi corazón.

Para ti Jaime, mi amor...!!!

lunes, 17 de octubre de 2011

Esa basura que inunda tu cuarto.

No sé como explicarte que me molestan tus bártulos siempre que están en medio, que por cierto,resulta ser todo el tiempo.

Antes dijiste que colocarías el cuarto para siempre... que ha cambiado esta vez? Supongo que lo de siempre: cuando te tropiezas con aquel cajón roto, caes al suelo y piensas que el mundo a dado un vuelco, con tu modo de pensar incluido. A mí me pasa exactamente al revés, no pienso que mi mundo ha dado un vuelco con cada golpe que me doy. Es verdad que los golpes enseñan, y por eso te sugiero de nuevo, que coloques ese maldito cajón en su sitio.
Yo, después de cada golpe me doy cuenta, no de que mi mundo cambia y que debo adoptar una nueva vida, sino abandonar aquellas cosas de mi vida que no quiero, aquellas que considero me hacen daño. Pensarás que en esencia son lo mismo, pero creo que no. Creo que las cosas deben estar en su sitio y cuando se descolocan hay que colocarlas, algunas veces por método, y otras por obligación.
¿No piensas que puede haber algo de razón en lo que te digo?
ya sé lo que me responderás, que te da igual, que tu solo lo que quieres es que vayamos a dar una vuelta y yo te digo, ¿como es posible que seas tan banal de no darte cuenta de que las cosas no son como tu crees que funcionan? A veces te odio.
Odio que vayamos de compras o a tomar café, odio que no coloques tus malditos cajones porque no solo te tropiezas tú sino todo el que pasa por tu lado que te sigue. Odio cuando mientes en mi cara o sacas tu careta. Odio sobre todo, que pienses que no tengo razón.
Pensarás que me he vuelto una paranoica pero no he estado más cuerda en toda mi vida.
Tú sin embargo, seguirás pensando que con cada caída, tu mundo se desvanece y se vuelve a formar para que luego se vuelva a derruir.
Yo en cambio, seguiré con mi vida.

A veces me pregunto porqué no nacemos con un manual de instrucciones. Sería todo más fácil pero en vez de eso, vas descubriendo las cosas poco a poco, aprendiendo de tus errores, de tus dudas, de tus miedos, de la vida.
Hace poco leí la dedicatoria que venía en un libro que me compré. Esta dedicatoria decía: My dear, this things are life.
La verdad es que me sorprendió esta frase porque no es como muchas otras que escriben los escritores antes del primer capítulo, las típicas como "para susan, sin tí no lo habría conseguido" o "Para mi padre, que me enseñó lo bueno de la vida". Esta dedicatoria me sorprendió mucho porque es anónima, corta y directa.

Es cierto, pienso que la vida a pesar de todo, es preciosa. Es preciosa si sabes vivirla como quieres, si al final del día estás satisfecho contigo mismo y con lo que haces.
Todas las experiencias que vives te hacen aprender, madurar, descubrir quien eres o descubrir quienes son los demás...
pensarás que he enloquecido, y pensarás que, a pesar de todo recapacitaré y dejaré de quejarme por todos los trastos que tienes en medio... pero no. No lo haré. No lo haré porque no me da la gana. No me da la gana de ser mediocre. Esto es lo que soy y no pienso fingir lo contrario.

lunes, 13 de junio de 2011

Depende del cristal con el que se mire.

 

tumblr_lgs168ZmYS1qd3zeuo1_500_large A veces ocurren cosas que se nos escapan de las manos. A veces nos enfrentamos a situaciones a las que no sabemos hacer frente, no las sabemos manejar. Y bien, o actuamos mal o no actuamos. Esto se traduce en una frustración interior que en la mayoría de los casos exteriorizamos dejando entrever nuestro “verdadero carácter”.

Esta breve reflexión me ha llevado a pensar que mucha gente (en la que me incluyo), si no sabe hacer frente a una situación es porque: no posee información, no sabe decidir o no tiene una opinión clara de lo que la situación provoca en sí misma, es decir, necesitan de la opinión de alguien para aclararse a sí mismas y después manifestar una opinión. Esto es contraproducente ya que obliga a la persona a ser dependiente de alguien y a que no avance o crezca personalmente. Otras veces la persona no necesita la opinión de alguien y prefiere la opción de “se arreglará todo solo y sin hablarlo”. Ambas son negativas pero no quiero extrapolar esta reflexión a cualquier situación cotidiana de la vida, o equipararlo a pedir consejo, es mucho más. Es en lo referido a las situaciones complejas, aquellas que hacen que estés triste y hacen que tu día sea malo, esos días que parecen ir al revés de todos los demás y que no te dejan dormir por las noches.

En resumen, siempre habrá momentos en la vida que no podamos controlar, pero dependerá de nosotros porque todo depende, al final, del cristal con el que se mire.

viernes, 8 de abril de 2011

Refranes. Me gustan porque puedes aprender de ellos, como por ejemplo: "donde las dan, las toman" o "Quien mucho abarca, poco aprieta" , "Por la boca muere el pez" o "a quien madruga Dios le ayuda"... Dicen que de todo se aprende y es verdad. Me encantan los refranes. No solo por que sean didácticos sino porque algunos son muy graciosos. Lo mejor de todo es que tienen un porrón de años y siguen valiendo. Es como la historia interminable, todo se repite, pero con algunas excepciones. Esto me recuerda al juego de jumanji, como el de la peli, con Robin Williams: Los jugadores cambian, pero el juego es el mismo.
A veces podemos pensar que los refranes no sirven para nada, pero la verdad es que nos rodean. Me gustan los refranes por eso.
La definición de refrán es la siguiente: "Los refranes son dichos breves, que representan algún aspecto del sentido común o de sabiduría popular". Lo dicho.
Los refranes o proverbios, expresan verdades básicas de la vida o algún tipo de concepto práctico sobre el quehacer humano. Entendemos pues que refrán y proverbio son sinónimos.
También se dice que los refranes o proverbios son originarios de china,y gozan de gran reputación. Como por ejemplo, “Un error momentáneo llega a ser un remordimiento eterno”. O, “A un hombre no se le puede juzgar por las apariencias”.
Sabemos entonces que los refranes o proverbios, son la esencia de la sabiduría de antaño, la sabiduría de los pueblos que se ha ido transmitiendo de forma oral de generación en generación.

Todo esto en resumen significa, que podemos aprender de las pequeñas cosas de la vida, por muy pequeñas que sean. De las cosas y de las personas. Por muy descabellada que te parezca la persona o la situación. Hay que dejarse enseñar, dejar el orgullo a un lado y ver más allá.

jueves, 17 de febrero de 2011

Esa cosa que llaman amor...


Nunca he escrito sobre el amor en el blog.
Por supuesto me refiero al amor romántico. Nunca lo he hecho porque hasta hace poco no lo conocía y es de conocimiento público que no puedes escribir sobre algo que no conoces porque perdería toda su credibilidad.

Es un tema tan delicado como apasionado. Dentro de él puedes hablar de mil cosas distintas como de momentos, sentimientos, descubrimientos... Mi razón por la cual estoy escribiendo esto es porque lo he descubierto, lo he encontrado, eso a lo que llaman amor.

Quiero intentar explicar con palabras un concepto que es tan abstracto como simple, porque a veces no sabes en que realidad te encuentras... y lo que para unos son horas para otros son segundos...
Se trata de un sentimiento profundo y sincero, un sentimiento que va más allá de toda la lógica racional que creías poseer, tu mundo cambia por completo.

Ya no se trata solo de ti, hay otra persona a tu lado. De repente te das cuenta de que esa persona forma parte de ti y que ha encajado perfectamente sin darte cuenta, como si se ordenara un puzle. Piensas cómo es posible que esa persona sienta lo mismo que tú, quieres compartirlo todo, enseñarle quien eres y conocer también a esa persona.
Nadie te remueve el estómago salvo esa persona y por mucho que estés en una multitud de personas, no ves a los demás, solo le ves a él.

De pronto te das cuenta que todas las canciones que escuchas y que antes solías escuchar hablan de los dos y entonces te propones encontrar la canción que mejor encaje con los dos.
Te sorprendes a ti misma hablando demasiado sobre él y todas las ñoñerías que antes criticabas desde el otro bando ahora te parecen totalmente normales.
Te sorprendes aún más cuando te das cuenta de que serías capaz de hacer cualquier cosa por esa persona y aún más, cuando te das cuenta de que antepones sus necesidades a las tuyas. Cuando eres capaz de dar prioridad a su felicidad antes que la tuya.

Solo quiero intentar explicar con palabras un concepto que es tan abstracto como simple, pero sé que no he explicado ni la mitad de todo lo que pasa por mi cabeza pero de momento, y hasta la próxima ha de bastar..

martes, 15 de febrero de 2011

Hoy me compro una napolitana que estoy alegre.


Días claros, días nubosos.
Cada día podemos observar el diferente porvenir de los dioses con el tiempo y de esa forma iniciar los días con un humor diferente. Es curioso, porque los días soleados solemos estar contentos y los nublados lo contrario, sin embargo sabemos que no solo depende de si nos levantamos con el pie derecho o con el izquierdo, sino de la actitud que tomamos frente a las situaciones que se nos presentan.
Es una cuestión mental. Se trata de jugar con lo que tienes, de sacar el mayor partido posible de tus recursos y explotarlos.
Todos los días nos regimos inconscientemente por dos vías generales:
Optimismo y pesimismo. Ambos conceptos confluyen en las realidades cósmicas de los horóscopos y en realidad muchas veces se contradicen, lo que nos ayuda a convencernos de que los horóscopos los escribe una vieja con gatos en su casa porque tiene mucha imaginación... pero nos encantan leerlos.. por qué será?
Ese optimismo o pesimismo queda reflejado a lo largo del día y sobre todo al final, y este final es muy importante. Puedes haber tenido un día horrible, pero si termina bien, será un gran día y todo lo demás serán nimiedades. Pero si ha sido un buen día y termina desastrosamente mal.... puede ser el peor día de tu vida, y todo lo demás habrá desaparecido. Es por ello por lo que es importante la actitud que decides tener ante las situaciones cotidianas , ante la vida.
Es tu deber saber contrarrestarlas, y de paso, ser feliz.
Como dice la frase: "la felicidad no es una meta sino una forma de vida"